ROCK BAND two

[ad_1]

Apenas hay novedades revolucionarias, pero todo sigue funcionando como un tiro.

Es un tópico para el analista, en una industria absolutamente asolada por las secuelas indiscriminadas, decir que una segunda – o tercera, o cuarta – parte es “lo mismo, pero mejor“.

Yo mismo lo he escrito en más de una ocasión, y estoy dispuesto a repetirlo, y con más razón aún, con respecto a Rock Band two.

La primera entrega de la saga de mímica rockera de Harmonix tenía tan afinada – ¡humor! – la mecánica de juego que con un leve perfeccionamiento del Modo Carrera y, por supuesto, con no descuidar el tracklist de esta secuela – 84 canciones, que se dice pronto: todo masters originales, casi todo elecciones impepinables, en el mayor repertorio en un juego así hasta entonces -, ha dado pie a una secuela que sí, puede, es lo mismo.

Pero ahí nos las den todas.

Los instrumentos apenas han sufrido modificaciones de hecho, es posible jugar con los instrumentos de la primera entrega y la experiencia en sí no se resistirá lo más mínimo, aunque cuando palpes la mejorada batería de Rock Band two… no pensarás en otra cosa.

El sistema de juego ha sido modificado para que sea mucho más fácil entrar y salir: las absurdas limitaciones de personajes e instrumentación adjudicada a cada usuario del primer Rock Band han sido eliminadas.

Ahora sólo hay que entrar, escoger y tocar.

Es decir, Rock Band two está mucho más orientado al multijugador neighborhood, y así debe ser.

El Modo Planet Tour permanece prácticamente idéntico al del primer Rock Band.

Las novedades están en un par de opciones de juego.

Por una parte, Battle of the Bands es una serie de desafíos que irán rotando y en el que se plantean pruebas que pueden ir de tocar un pequeño setlist a interpretar alguna canción infernal en Experto.

Puntuaciones y resultados se comparaban on the internet con los amigos y, cómo no, con el resto del mundo.

Algunos de estos desafíos duraban unas pocas horas activos.

Similares intenciones tiene el Player Challenges, una especie de modo en solitario personalizado, con desafíos inspirados en las canciones de Rock Band 1 y two, así como las descargadas que tengas en tu disco duro.

Nuestra única queja: por los clavos de Cristo, gente de EA, como en el chiste: organización.

El retraso de la versión de PS3 ya sabemos que fue contractual, pero no dejaba de ser un puñetazo a los usuarios.

Sobra decir que RB2 llevaba ya unos meses en las tiendas, y aún no habíamos olido los instrumentos…

Colegiala perversa, verify.

Rockera lasciva, verify.

José Andrés, nuestro redactor jefe, verify.

Hala, a triunfar.

Tan accesible como la primera entrega, pero con los niveles de dificultad aún más afinados.

Let’s rock.

Xtremeretro

&#13

About Xtremeretro

&#13
X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.&#13
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.&#13
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.&#13

[ad_2]

Latest posts