METAL GEAR Strong three: SNAKE EATER

[ad_1]

Una hora de juego tras otra, las aventuras de Snake nos dejan sin aliento.

Y es que, pese al tiempo transcurrido desde su lanzamiento, la obra maestra de Hideo Kojima no deja de sorprendernos.

Los títulos de crédito diseñados por Kyle Cooper, la música de Harry Gregson-Williams, las nuevas habilidades de Snake para desarmar a los enemigos mediante la técnica CQCClose Quarters Combat -, el realismo con el que se ha reproducido la jungla y los animales que la habitan…

El alud de deslumbrantes detalles que aporta MGS3 en cada nueva hora de juego llegan a aturdir al jugador.

¿Cuánto más puede dar de sí el hardware de PS2 en manos de unos genios de la talla de KCE Japan?.

Por aquel entonces, daban escalofríos con sólo pensar lo que podrían llegar a hacer Kojima y compañía en PlayStation three, sobre todo al presenciar milagros tecnológicos como el rostro de The Boss, la mentora de Snake, a la que se ha dotado de la mejor animación facial jamás vista hasta la fecha en consola alguna.

Ella desempeñará un papel decisivo en esta aventura, ubicada en plena Guerra Fría.

Corre el año 1.964, y un soldado – al que simplemente conoceremos como Snake – ha sido lanzado en paracaídas sobre la región rusa de Tselinoyarsk con la misión de rescatar al científico responsable de la creación de Shagohod, el primer Metal Gear de la historia.

Ahí arranca una odisea de supervivencia que exigirá al jugador luchar por su vida en cada minuto de juego.

A primera vista la mecánica no parece diferenciarse demasiado respecto a los anteriores MGS, pero la desaparición del radar y la incorporación de la barra de stamina hace que todo resulte nuevo y apasionante.

En la inhóspita jungla soviética no hay botiquines salvadores.

Snake debe cazar su propia comida y curar sus heridas utilizando aguja, desinfectante y vendas.

Un estómago vacío no sólo alerta al enemigo por el ruido, también afecta al pulso a la hora de disparar.

Pero cuidado, la comida se pudre fácilmente, e ingerir algo en mal estado puede hacer que la barra de stamina descienda a velocidades de vértigo.

Súmale a esto el enfrentamiento con las tropas soviéticas, los duelos frente a un soldado llamado Ocelot – sí, ÉL – y la aparición de un quinteto de superhombres con apodos tan terroríficos como The Discomfort, The Sorrow o The Finish.

La vegetación oculta multitud de trampas, como en Vietnam, y el nuevo marcador de camuflaje exige cambiar de uniforme dependiendo del terreno donde tiene lugar la acción – menos de 20% de camuflaje y saltará la alarma -.

Snake bucea en lagos repletos de peces y cocodrilos, atraviesa cuevas iluminadas por una antorcha y afrontará una sesión de tortura que hace que los interrogatorios de MGS1 y MGS2 parezcan masajes.

Es difícil contar poco más de MGS3: Snake Eater sin “destripar” la trama.

Ni siquiera os vamos a desvelar la identidad del protagonista – ¿Strong Snake o Huge Boss? -.

Sólo os invitamos a que disfrutéis del juego.

No obstante, conviene recalcar que, para compensar la espera, Konami tuvo a bien incluir mejoras exclusivas en la versión PAL: un Duel Mode – en el que combatir frente a los jefes – y un Demo Theater, gracias al cual podremos deleitarnos con las secuencias animáticas.

Eso sí, nos llegó en inglés, con subtítulos en castellano.

Los títulos de crédito, todo un homenaje a las películas de James Bond, cambian de idioma cada vez que el jugador pulsa R3.

Y si aprietas R1 podrás oír como una sugerente voz susurra “Snake Eater“.

El manual de la edición NTSC USA de MGS3: Snake Eater, además de ofrecer una concisa explicación de cada uno de los objetos que Snake encontrará en su misión, incluye un pequeño cómic.

Sus viñetas muestran algunas de las habilidades del protagonista, como disparar colgado de un árbol o arrojar serpientes venenosas a sus enemigos.

Para guardarlas vivas, es preciso tener una jaula vacía y dormir a la serpiente con dardos tranquilizantes.

La expresividad alcanzada con los rostros de los personajes supera todo lo visto hasta entonces en consola.

Cada tipo de herida requiere una cura diferente.

Usa el cuchillo para sacar las flechas y el cigarro para quemar las sanguijuelas.

Acércate al enemigo y mantén pulsado Círculo en el pad.

Alucinarás con los resultados.

A lo largo de la aventura podrás encontrar camuflaje de todo tipo, hasta un gorro con cabeza de cocodrilo.

Xtremeretro

&#13

About Xtremeretro

&#13
X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.&#13
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.&#13
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.&#13

[ad_2]

Latest posts