DAMNATION

[ad_1]

En algún punto entre Gears of War, Uncharted y un Sergio Leone reconvertido al steampunk podríamos situar a Damnation.

Vaya coordenadas…

Cuando me topo con juegos como Damnation, donde he de reconocer que se adivinan buenas suggestions, pero que no es completamente capaz de desembarazarse enérgicamente de sus claros referentes, y que no acaba de encontrar la chispa que parece rozar en términos de estilo de juego, no puedo evitar que en mi cabeza comiencen a dar vueltas palabras como talento, presupuesto, plantilla, fechas de entrega y las relaciones de causa-efecto que las rodean.

De acuerdo, no seríamos nada justos si juzgáramos el producto – ni justos ni demasiado inteligentes – a partir de unos primeros niveles, donde salta a la vista mucho trabajo de depuración por realizar – demasiado, tal vez -.

Porque, entre otras cosas, un ejercicio de buen hacer en cuanto a redistribución de IA enemiga y subsanación de los muchos bugs encontrados, a buen seguro que barnizaría un juego con cierto encanto sepultado por… ¿por qué?.

Damnation comparte con Gears of War de entradilla motor gráfico, el Unreal Engine, que, dejando aparte la uniformidad que su uso extendido comenzaba a generar – materia de discusión en otro sitio -, toma aquí derroteros menos warhammerianos y más steampunk, creando Blue Omega una fantasía histórica alternativa con elementos estéticos del wéstern y cachivaches imposibles de propulsión a vapor – armas incluidas -.

La mecánica básica no se desmarca demasiado de la de cualquier juego de disparos en tercera persona, aunque obvia las opciones de cobertura.

Donde Damnation pretende desmarcarse es en la explotación y exploración del escenario.

Ya habrás leído aquello de que se trata de un shooter vertical.

Lo que quiere decir esto en la práctica es que Rourke, el protagonista del juego – bueno, y cualquiera de sus acompañantes y jugadores en el Modo Cooperativo que tiene el juego -, puede trepar, saltar y agarrarse en cualquier saliente en la más pura tradición de Tomb Raider, aunque sin la elegancia acrobática que caracteriza a Lara Croft.

Las similitudes con otros juegos contemporáneos como Uncharted son, pues, obvias, pero Damnation pretende, nuevamente, diferenciarse por la escala de los escenarios y la aproximación a su explotación.

Éstos son realmente enormes, y más que seguir un camino marcado – como ocurría básicamente en los anteriores ejemplos -, el jugador de Damnation puede encaramarse donde le parezca.

Por supuesto, las rutas impepinables existen, pero la intención es usar la escala del escenario y las habilidades del personaje como una herramienta más de combate, buscando los flanqueos y las aproximaciones imposibles.

También existe, claro, un afán de maravilla, de dejar al jugador con la boca abierta ante las dimensiones de los decorados o las alturas a las que nos movemos.

Resulta, en basic, interesante la mecánica de soltar al jugador en un escenario inmenso y que se busque la vida, pero algunas trampas se adivinan rápido.

El combate, por otro lado, pese a ser algo tosco, resulta ameno, y el juego se adereza con algunos extras, como el uso puntual de algunos vehículos, que, sin aportar brillantez ni especial excitación, sí traen algo de variedad al conjunto como elementos de ritmo.

El problema es que falta algo en el cuadro.

Y aquí volvemos al principio: las suggestions están ahí, incluso pese al peso específico de los referentes.

Entonces, ¿dónde reside el problema?.

¿Qué es lo que hace que un juego con mecánicas muy similares no alcance el empaque de, por ejemplo, Gears of War?.

Empaque visual, y de jugabilidad.

¿Se trata de dinero?.

¿Se trata de plazos?.

¿O es cuestión simplemente de talento?.

¿Habrá que empezar a tomarse en serio lo de los nombres en la industria?.

Acción en tercera persona con un componente saltimbanqui plataformero.

¿Como Uncharted?.

Una versión alternativa de la Historia donde la Guerra Civil Americana dura varias décadas, hasta que un industrialista bestia dice basta.

Es decir, Blue Omega Entertainment.

Por aquela época, unos recién llegados a la industria del videojuego.

Damnation fue su primer título interactivo.

Hasta entonces se habían dedicado al cine, produciendo películas como Dark Ride – aquella cinta de terror con Meadow de Los Soprano como protagonista – o el thriller Danika, con, ejém, Marisa Tomei.

Xtremeretro

&#13

About Xtremeretro

&#13
X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.&#13
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.&#13
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.&#13

[ad_2]

Latest posts