BANJO-KAZOOIE: BACHES Y CACHIVACHES

[ad_1]

Renovarse o morir, eso dicen, y en Uncommon vaya si lo han hecho con su querida mascota…

Y es que, desde que comenzara esta saga en Nintendo 64 hace ya más de veinte años, siempre ha representado – al menos en sus capítulos principales – la vertiente más clásica del género de las plataformas, esa que te obliga a explorar cada rincón del mapeado de forma obsesiva para encontrar todas y cada una de las muchas piezas de puzzle, notas musicales, monedas o lo que sea que los programadores han tenido a bien decidir que debes recolectar.

Pero las cosas han cambiado mucho en todos estos años, y parece que estas cosas ya no se llevan, por lo que los chicos de Uncommon, tras sorprender a propios y extraños con las dos entregas de Viva Piñata, decidieron crear un sistema de juego totalmente nuevo.

Al comienzo de este Banjo-Kazooie: Baches y Cachivaches – el título es ya bastante descriptivo de lo que el jugador va a encontrar aquí – Banjo y su inseparable amigo alado viven felices, despreocupados y con algún kilo de más, y su eterna enemiga Gruntilda ya no supone ninguna amenaza.

Pero en esto que llega el “Señor de los Juegos“, creador y señor de todos los videojuegos, y choose volver a meterles de lleno en una gran aventura.

Así pues, Banjo y Kazooie deberán visitar seis grandes mundos a los que podrán acceder de forma sucesiva a través de una ciudad que sirve de nexo central, y en la que encontrarán viejos amigos con nuevas funciones.

Sin duda el más importante será Mumbo Jumbo, que ahora regenta un taller mecánico en el que pasarás mucho, mucho tiempo.

Porque para superar cada uno de los retos que se te vayan proponiendo en esos seis mundos deberás construir tú mismo un vehículo adecuado: desde un tanque para defender una posición determinada a un bólido para ganar una carrera, un barco, un avión…

Las posibilidades son casi infinitas gracias a la gran variedad de piezas que irás encontrando o adquiriendo, y a la facilidad con la que se ha implementado el sistema de creación.

Sin duda el gran acierto del juego, aunque bien podría parecer que los veteranos programadores de Uncommon se han centrado tanto en esto que han descuidado los otros elementos.

Fuera de esta novedosa mecánica las cosas son mucho más aburridas, y el único incentivo es precisamente el de ir construyendo nuevos engendros mecánicos.

Quizás hubiera sido mejor preocuparse de realizar un digno sucesor de la saga plataformera y luego introducir componentes added como esto de los vehículos…

El estilo gráfico del juego recuerda, en cierto modo, a clásicos como Yoshi’s Island.

Descarga desde ya la primera aventura de Banjo a través de Xbox Reside Arcade.

La mecánica de construir vehículos de todo tipo con total libertad es increíblemente divertida y versatile, pero no deja de ser un “juguete” dentro de un título que no cuenta con un desarrollo a la altura de sus predecesores.

Xtremeretro

&#13

About Xtremeretro

&#13
X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.&#13
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.&#13
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.&#13

[ad_2]

Latest posts